viernes, 19 de diciembre de 2025

TU SALUD POR LAS PLANTAS

TACCA CHANTRIERI

Con este blog pretendo ayudaros a mejorar vuestra salud, con remedios caseros a base de plantas medicinales. Explicaros las características de las plantas medicinales y para que sirven, así como su uso


GARCINIA


También os hablo de las distintas formas de preparar las hierbas, su conservación, como hacer aceites esenciales con ellas, tinturas y alcoholes para usos tanto internos como externos.

PARSIFLORA


Remedios para niños, propiedades de algunas de las cosas que comemos, para que nos ayudan. Propiedades de las frutas, como nos favorecen, lo importante que son los cereales y el alcohol, que bebiéndolo en su justa medida también nos puede beneficiar.

ALOE VERA


También os explico algunos trucos de belleza y de salud, todo a base de las plantas, esas benefactoras olvidadas durante mucho tiempo y que tanto han ayudado a la gente.

Algunas las podéis cultivar vosotros en maceteros, os explico como hacerlo es muy fácil. Otras las encontrareis en el campo si las conocéis las podéis recolectar en el campo .

SIEMPREVIVA


Las plantas pueden llegar a curar

ORQUIDEAS


A los que entráis a esta pagina solo os pido que dejéis vuestro comentario debajo de esta entrada podéis dejarlo. Podéis preguntarle lo que queráis, una duda, algún remedio, algún truco, dejarme los vuestros para compartir con todos. Podéis decirme lo que os parece el blog sea bueno o malo, alguna sugerencia si tenéis.

Prometo leerlo todo y contestaros de forma publica aquí o privada si me dejáis vuestro correo






MUCHAS GRACIAS


sábado, 13 de septiembre de 2014

CUIDA TU ESPALDA


Formando Una Mejor Espalda: Ejercicios
Para Promover La Salud De La Espalda
Enciende el televisor en cualquier momento y verás diversos infocomerciales publicitando el último modelo de equipo para hacer ejercicio y entrenamiento.
Mientras que algunos ítems tienen más merito que otros, todas las publicidades relacionan la importancia del ejercicio físico con la buena salud. Y tienen razón, ya que ejercitarse regularmente es un componente necesario para cualquier estilo de vida.
Sin embargo, cuando la mayoría de las personas piensan en ejercicio imaginan ejercicio cardiovascular a modo aeróbicos, andar en bicicleta o natación, o ejercicios relacionados con pesas para endurecer los bíceps, tríceps y piernas.
Desafortunadamente, muchas personas omiten de su régimen de ejercicios una de las partes más importantes del cuerpo: la parte central.
Los músculos de la parte central incluye sus abdominales y la parte baja de la espalda, y esos músculos virtualmente están relacionados con todos los movimientos que realiza tu cuerpo. Desde pararse y sentarse a caminar por la calle, levantar objetos, girar de un lado a otro, todos estos movimientos involucran la parte central de tu cuerpo. Entonces, es obvio ver por qué es importante desarrollar de la parte central del cuerpo músculos fuertes y saludables y también por qué los músculos débiles pueden contribuir con dolor e incomodidad. Esto es especialmente verdad cuando hablamos de dolor de espalda.
El dolor de espalda – especialmente en la parte baja de la espalda- generalmente es el resultado de una espalda débil. Mientras pasamos tanto tiempo haciendo esos esfuerzos con los brazos usualmente olvidamos fortalecer la parte baja de la espalda.
Debido a esto, es más susceptible a lesiones y tensiones. Aún así, aunque olvidemos fortalecer la espalda, desarrollar una fuerte parte central del cuerpo no tiene que ser difícil.
Hay muchos ejercicios simples para fortalecer la espalda que pueden ser realizados en la comodidad de tu casa. Y si actualmente tienes una espalda fuerte, felicitaciones, pero no lo uses como excusa para no ejercitarla. Incluso hombres y mujeres saludables deben tomar la decisión de fortalecer la espalda porque al hacerlo, pueden ayudar a prevenir futuras lesiones y dolores.
Si actualmente sufres dolor de espalda o de una lesión de espalda, los ejercicios pueden usualmente ayudarte a acelerar la recuperación y prevenir futuras lesiones.
Sin embargo, siempre debes consultar con tu médico de cabecera antes de iniciar cualquier programa de ejercicios.
A continuación, hay cinco ejercicios para iniciar, fáciles de aprender para la parte baja de la espalda que cualquiera puede realizar. Estos ejercicios requieren una mínima cantidad de equipos – en realidad, con solo una toalla o estera para
recostarse será suficiente. Como con cualquier ejercicio, los movimientos no deberían causar dolor, y si los experimenta, debes parar inmediatamente y consultarcon un profesional de la salud.
1 - Ejercicio para la Espalda " Rodillas A La Espalda " y Elongación
Recuéstate sobre la espalda en una superficie firme. Coloca la toalla debajo para tener más comodidad y soporte. Tus piernas deben estar extendidas planamente sobre el piso. Lentamente, eleva tu rodilla hacia el pecho. Junta las manos por detrás del muslo y suavemente empuja tu rodilla hacia tu pecho. Mantén esta posición por 30 segundos. Recuerda que debes continuar respirando. Lentamente suelta tu pierna y vuélvela a la posición inicial. Repite con la otra pierna. Para variar este movimiento en orden de obtener la mayor elongación de la espalda, lentamente
eleva las dos piernas JUNTAS hacia tu pecho y mantén la posición por 30 segundos.
Deberás sentir una buena elongación en la parte baja de la espalda.
2- Gato y Camello
Como posición inicial debes arrodillarte en el piso y apoyar las manos. Mantén la cabeza alineada con la espalda de modo que tu mirada esté dirigida hacia el piso.
Lentamente debes curvar tu espalda a la altura de la cintura mientras contraes los músculos del abdomen. Tu cabeza se caerá levemente hacia adelante mientras realizas este movimiento.
Desde esta posición, lentamente baja la espalda y forma un arco hacia abajo dirigiéndolo al piso. Tu cabeza se elevará levemente (pero no demasiado ya que provocaría tensión en el cuello). Esta posición arqueada debe sentirse cómoda y no
forzada‖. De nuevo, recuerda seguir respirando durante el movimiento.



3- Extensión De La Espalda
Recuéstate sobre tu estómago encima de la toalla. Si eres un principiante, elige la opción A de más abajo. Si eres más avanzado, selecciona la opción B.
A. Coloca ambas manos con las palmas hacia abajo, debajo de tus hombros.
Lentamente empuja la parte alta de tu torso manteniendo la pelvis en el piso.
Tu espalda se arqueará (de nuevo, asegúrate de no sentir dolor al hacerlo).
Mantén esta posición de 10 a 12 segundos y luego regresa tu torso al piso.
B. Coloca ambos brazos en forma recta a los lados de tu cuerpo. Sin la ayuda de tus brazos o tus manos, lentamente eleva tu cabeza y hombros de la toalla.
No necesitas elevarlos muy alto, solo hasta el punto en que se sienta cómodo.
Lentamente regresa a la posición inicial.
4- Extensión De La Cadera
Recuéstate sobre tu estómago encima de la toalla. Flexiona una pierna de modo que forme un ángulo de 90º y tu pie apunte hacia el techo. Suavemente eleva tu pierna hacia el techo, presionando hacia arriba con el talón.
El movimiento debe ser muy leve –solo unos pocos centímetros – e intenso. Asegúrate de mantener tus caderas en contacto con el piso durante todo el movimiento.
Lentamente baja tu pierna hasta la posición inicial. Repítelo con la otra pierna



5- Ondulación Abdominal
Los músculos abdominales son los músculos opuestos a lo de la parte baja de la espalda. Debido a esto, es importante que cualquier programa de ejercicios para la espalda involucre los abdominales de modo de lograr un nivel balanceado de fortaleza.
Para este ejercicio, recuéstate sobre tu espalda en la toalla. Flexiona tus rodillas y apoya tus pies en el piso. Tensiona tus músculos abdominales e imagina que tiras de tu ombligo hacia el piso a través de la espalda. Coloca tus brazos a los lados o cruzados sobre el pecho.
O si tu cuello necesita apoyo, coloca tus dedos (no toda la mano) ligeramente detrás de tu cabeza. Lentamente contrae tus músculos abdominales y eleva tus hombros del piso, levantando tu pecho hacia el techo. Tu cabeza, cuello y pecho deben estar
alineados, y tus hombros no deben meter nunca tu barbilla o tu cabeza dentro del pecho. Imagina que tienes una manzana entre tu barbilla y tu pecho, de forma que mantengas una distancia estable.
Lentamente exhala mientras te elevas e inhala cuando bajes. Recuerda que tus manos no deben tirar tu cabeza hacia adelante o arriba. Utiliza la punta de tus dedos solo como soporte, y enfócate en usar tus músculos abdominales para realizar este
movimiento.
Si eres principiante debes realizar dos grupos de 8 a 12 repeticiones, levantar y bajar cuenta como una repetición. A medidas que seas más avanzado, lentamente aumenta
esta cantidad a tres grupos de 12 a 15 repeticiones. Nunca es necesario hacer más de 20 repeticiones en un solo grupo ya que esto no proporciona un beneficio mayor.
De nuevo, recuerda consultar con un profesional de la salud antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Pero una vez que estés listo para comenzar, debes comprometerte a realizar estos ejercicios tres días a la semana con al menos un día
de reposo entre ellos para permitir que tus músculos se relajen y recuperen. Al realizar estos ejercicios para la parte central del cuerpo, ¡te vas a encontrar en un buen camino para desarrollar una espalda fuerte y saludable!



Esenciales De Los Ejercicios:
Puedes Alcanzar Un Estilo De Vida Saludable

Los expertos concuerdan en la importancia del ejercicio para la buena salud. Y más allá de las astronómicas estadísticas de enfermedades relacionadas con obesidad y peso, el público en general también concuerda en la importancia del ejercicio. Pero
como con cualquier hábito positivo, hay una marcada diferencia entre
cabeza -conocimiento-consentimiento en cuanto a su importancia y el compromiso determinante de hacerlo realidad en nuestra propia vida.
Esto parece particularmente verdadero en el área del ejercicio. Cada año, una incontable cantidad de personas colocan ―hacer ejercicio‖ o ―perder peso‖ en el inicio de la lista de resoluciones de Fin de Año. Y por un tiempo, mantienen este compromiso. Es un hecho que los que asisten regularmente a los clubes para mejorar su salud, conocen muy bien el mes de Enero donde todos esos nuevos miembros que acaparan todo el equipamiento del gimnasio. Sin embargo, los asiduos son pacientes ya que saben que la mayoría de todos esos nuevos miembros, serán desconocidos para el mes de marzo.
Es un desafortunado ciclo que se repite demasiado a menudo. Aunque los fracasos del pasado no deben igualar las realidades futuras. E incluso si tú eres uno de los tantos que ha intentado y fallado en el pasado, puedes tomar la decisión hoy de comenzar
un nuevo estilo de vida saludable incorporando ejercicio físico en tu rutina diaria.
Para proporcionar la mayor probabilidad de éxito, aquí hay cinco consejos diseñados para obtener –y mantener- el camino hacia la buena salud.
 
Convierte El Ejercicio En Parte Habitual De Tu Agenda
Algunos de los ejecutivos más ocupados y de los oficiales públicos son personas que se ejercitan asiduamente. Como tú, estos hombres y mujeres también tiene 24 horas en sus días, 168 horas a la semana, con las que trabajar. Sin embargo, de alguna manera consiguen cumplir con todas sus responsabilidades de sus trabajos y aún así tiene tiempo para ejercitarse. ¿Cómo lo hacen? Pregúntale a cualquiera de ellos, y te sorprenderás de cuántos literalmente programan en sus calendarios el tiempo para
ejercitarse. Estas personas establecen las citas consigo mismos, y no dejan que nada se interponga con esa cita.
Sin importar si tú eres un ejecutivo dirigiendo una corporación o una madre que trabaja en casa criando futuras generaciones, tu cronograma diario es indiscutiblemente ocupado. Toma la decisión de programar regularmente un tiempo en tu día para ocuparte de TI MISMO. Muchas madres, en realidad, contratan nanas para poder hacer ejercicio. Y a menudo cosechan los beneficios en buena salud, aumento de energía, y un mayor bienestar emocional. Por lo tanto, sin importar tu ocupación, debes convertir el ejercicio en una parte habitual de tu calendario



Vístete Para La Ocasión
Muchos principiantes sienten pavor de solo pensar en ir a un gimnasio porque imaginan que todo el mundo ahí estará vestido con ropa ajustada y tendrá músculos abultados. Desafortunadamente, esta imagen, solo a veces real, envía el mensaje de que tú debes vestirte de una determinada manera para realizar ejercicio. Sin embargo, en realidad, la mejor ropa para ejercitarse es la que se sienta cómoda y que no sea ajustada. Debe permitirte moverte libremente, siempre y cuando no sea
tan suelta que dificulte tus movimientos.
 
Controla Tu Base
La superficie en la que ejercites es muy importante ya que provee el soporte básico de tus movimientos. Selecciona una superficie firme que sea sólida pero cómoda.
Para los ejercicios para la espalda, la alfombra de la sala de estar será suficiente; si la alfombra es demasiado delgada, trata colocando una estera o una toalla en el piso para añadir soporte. Nunca realices ejercicios para la espalda u otro tipo de ejercicios sobre una superficie blanda como la cama o un almohadón, ya que no te provee de la estabilidad o soporte que tu cuerpo necesita.



Calidad Sobre Cantidad
Todos nosotros tenemos el deseo natural de llegar más lejos, hacer mas, realizarlo mejor. Pero en el ejercicio (como en muchas cosas), la calidad es más importante que la cantidad. Cuando estás realizando un ejercicio, es mejor practicarlo de la manera correcta y realizar el movimiento de un modo lento y controlado que apurarse para completar la mayor cantidad de repeticiones posibles sin importar el modo.
No sólo la prueba a futuro demostrará que no es efectivo, sino que también puede resultar en una lesión. Por lo tanto, presta atención a la forma y el movimiento de cada ejercicio. Asegúrate de que realices cada repetición suavemente sin movimientos repentinos o sacudidas. Y si notas que realizando los ejercicios en forma correcta sólo puedes completar 6 repeticiones en vez de 8,10 o 12, ¡está bien!
Ejercitarse es un proceso, y mientras que hoy solo puedes realizar 6 repeticiones, con el tiempo verás el aumento de tu fuerza si te comprometes a realizarlo en forma correcta.



Progresa A Tu Propio Ritmo
Tal vez nuestro mayor enemigo en el progreso del ejercicio es la auto imposición de la ―necesidad‖ de ser ―mejor‖ que alguien más. Si no tenemos cuidado, esto puede provocar que tratemos de progresar más rápido de lo que nuestros cuerpos son capaces.
Por ejemplo, pasar de hacer un grupo de 6 repeticiones a hacer tres grupos de 12 repeticiones puede poner mucha tensión en tus músculos en desarrollo y puede resultar en una lesión que te mantener al marginado por días o semanas.
Recuerda, no estás en una competición. Escucha tu cuerpo, y progresa a tu propio paso. También puedes notar que una semana progresas, y la siguiente te encuentras de nuevo dónde estabas dos semanas atrás. Y esto también está bien. Recuerda el
objetivo principal, y recuerda que las fluctuaciones son normales. Al final, tu objetivo no es un número determinado de grupos o repeticiones, sino una espalda saludable.
Si te comprometes en practicar estos cinco simples pasos, no transcurrirá mucho tiempo hasta que comiences a cosechar las recompensas de los maravillosos beneficios para la salud que proporciona un programa regular de ejercicios.